PRIVACY POLICY

All RIGHTS RESERVED / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS COPYRIGHT © 2016 LARMAGAZINE

Monterrey, Nuevo León, México. CP 64920

ENTREVISTA A GUILLAUME BIJL

por Gloria Cárdenas


〈 PREVIOUS PAGE INDEX.038 CAPITALISM NEXT PAGE 〉

Read in english

Lustrerie Média, 1984. ArtBasel

Gloria Cárdenas: Tus piezas son provocativas, algunas de manera más sutil, otras de manera más directa, desde las piezas con las que recontextualizas espacios interiores (como Introduction New Politician, 2016) hasta las esculturas en espacios públicos que rompen con la cotidianedad (como Mona Liza Tafereel, 2017). ¿Alguna vez han vandalizado alguna de tus piezas en espacios públicos?


Guillaume Bijl: Estos trabajos, se convirtieron en variaciones de mis primeros trabajos y “Project Pleasures” en papel de los años 70; tienen diferentes tipos de expresiones e intrigas (transformaciones, situaciones, turismo cultural, composiciones, sorry’s (obras más absurdas), esculturas de paisajes). A veces, estas intervenciones realistas funcionan como una experiencia Trompe l’oeil.


Un ejemplo son mis “instalaciones de situación”. Interfieren en los espacios públicos, al convertir una ficción en realidad (por ejemplo, Forbidden to Camp).


El énfasis está en la situación, no tanto en el aspecto escultórico visual de estas obras. Sorprenden o irritan al público indirectamente. Forbidden to Camp, 1985 Bornem, es un ejemplo de esto, expuesto en un parque público, destrozado poco tiempo después de la instalación.


Mi serie más reciente de “Escenarios” en espacios públicos en los últimos años, con temas principalmente banales, como la mala escultura de arte Mona Liza Tafereel, permanece intacta, porque la gente respeta de alguna manera la muy “realista” forma de ella (parece más a la manualidad y la artesanía, que en este caso “bronce pintado realista”).


Instalación Sorry, 2019

GC: El humor es un elemento que está muy presente en tus piezas, el hecho de que nos hacen dudar si son verdad o mentira, realidad o ficción, en serio o no, supongo han de provocar reacciones muy interesantes. ¿Qué es lo más raro/chistoso que has oído de tus piezas?


GB: El humor es un elemento importante en mi obra de arte. Soy más como un “testigo irónico” de esta llamada “civilización”. Mis “instalaciones de transformación”, transformando espacios de arte en decoraciones realistas (en su mayoría, tomando prestados muebles de firmas) como Shooting-room, Eastern Carpet Shop, Atomic Bomb Shelter, Mattress Discount, Supermarket, Casino, Lamp Shop, Caravan Show.


A veces se genera mucha confusión e interacción, al momento de involucrar al público especializado o a los transeúntes ocasionales.


Siempre hay algunas anécdotas durante la mayoría de las instalaciones: como en ArtBasel en 1984, donde puse un puesto de lámparas en el stand de Galerie Média, como si fuera el stand incorrecto en la feria equivocada.


En ese momento yo era completamente desconocido, y el director vino mientras lo estábamos instalando a preguntarme qué estaba haciendo allí. Algunos miembros del consejo querían quitar mi trabajo. Afortunadamente, tenía algunas fotografías de algunas instalaciones realistas previas, por lo que pude mostrar que ésta es mi forma de expresión artística. Especialmente la galería Zwirner de Köln (cuyo dueño es el padre de David Zwirner, y quien estaba mostrando ready-mades de Picabia, Duchamp y Man Ray en su Stand) estaba furioso... mi galerista de esa época, llegó más tarde para poder resolver el problema y pues resultó que esta instalación se convirtió en el primer trabajo que vendí.



Casino, 1983. Kunstverein / Ghent

Otra historia divertida fue cuando mostré en el Kunstverein en Gante en 1983 un Casino. La policía secreta belga vino a inspeccionar si no era una casa de juegos ilegal, porque vieron fotos en el periódico de la inauguración de la Expo.


GC: Tienes piezas en espacios públicos y en espacios privados. ¿Cómo decides si alguna pieza debe estar dentro o fuera? ¿Qué diferencia encuentras entre la lectura de tus piezas en interior y en exterior?


GB: Para las exposiciones colectivas, les piden a los a artistas contemporáneos las intervenciones más extrañas en estos días.


Principalmente es un curador o una institución pública que solicita una intervención o comisión en un espacio exterior. Raramente yo mismo elijo una ubicación aleatoria. Y en las galerías, para exposiciones colectivas, principalmente elijo un espacio en particular que se ajuste a lo que requiera dependiendo el tipo de instalación: Un espacio cerca de la entrada del museo o Kunsthalle; cerca de una ventana en el exterior; incluso cerca de la caja registradora, librería o tienda de regalos... esos suelen ser mis espacios favoritos. También galerías comerciales con ventanas a la calle.


GC: El panorama económico y social que se percibe hoy es muy diferente al que se vivió en 1979 cuando realizaste Art Liquidation Project (Manifesto). Internet ha transformado la manera en la que nos comunicamos, vendemos, consumimos y pensamos. ¿Crees que cambiaría mucho el proyecto si lo hicieras hoy?

Installation Introduction of a New Politician, 1988-2016

GB: Con lo escrito sobre Art Liquidation Project (proyecto de liquidación), tuve muchas malas interpretaciones. Aunque era claramente un folleto ficticio con grandes letras que decían “Por orden del gobierno”, algunos críticos de arte interpretaron esto mal al comienzo de los ochentas. Pensaron, y tal vez esperaban, que hubiera querido decir, que los museos y galerías realmente deberían cerrar y convertirse en zapaterías, salas de gimnasios, agencias de viajes, hospitales psiquiátricos, etc.


A principios de los años 80, donde había una nueva atención en los artistas involucrados con ready-made; vieron en mí una especie de nuevo “dadaísta” y se publicaron artículos proyectándome de esa manera, lo cual por supuesto, era lo opuesto a mis significados. Pensaron que quería liquidar el arte y que era un comentario sobre el mundo del arte.


Todavía, sobre las nuevas “Transformaciones” digo en las entrevistas: Que sí, el museo se convirtió en un “tienda de colchones de descuento”, pero porque ya no había dinero para el arte, y por eso alquilan el espacio a un “negocio de colchones”. Es un proyecto que todavía tienen el mismo concepto del anterior: “Proyecto de liquidación”; excepto que no pongo un letrero a la entrada de la instalación que dice “Por orden del gobierno”.


Después de todo, me resulta demasiado obvio visual y evidente, mostrar con mi transformación que algo extraño cambió en el espacio. Muestro lo que no debería suceder: una decoración realista inesperada (como una especie de espejo de esta “civilización” en los espacios equivocados, espacios de arte).


Sobre algunas instalaciones, como los stands equivocados en las ferias de arte Lamp-Stand, 1984, Four American Artists, 1987 y en The Chair in Art from 1980 till now, 2006, me hicieron algunos comentarios acerca de la moda del mundo del arte. Querían que respondiera si un folleto o panfleto todavía funcionaría y sería relevante. Yo creo que sí, por qué no. He visto muchos espacios de arte cerrar durante mi carrera, otros que se convirtieron en negocios más capitalistas, donde alguna vez, tiempo atrás realicé una transformación-instalación.


Creo que, a pesar de la existencia de Internet, mis instalaciones realistas tridimensionales siguen funcionando, confrontando al público o incluso en el mundo virtual. También es que mis transformaciones-instalaciones como las tiendas de consumo, nunca las pongo a funcionar como tal... es más como un Trompe l’oeil o un extraño “Bodegón”. Nadie podría comprar algo. Ni siquiera en el “Tableau Vivant” temporal. Es una especie de actuación realista e insinuada en algunas inauguraciones, destinada al público de arte en sí.


Creo que hubiera sido algo exagerado hacerlo hoy, y demasiado divertido y teatral.


GC: Por más críticos que tratemos de ser y aunque tratemos de ser muy conscientes y mantenernos al margen de “las redes de la publicidad” en el día a día es muy difícil ser objetivo ante la invasión de imágenes que están hechas para atraernos y llamar nuestra atención. ¿Cómo es tu experiencia como consumidor? ¿Pudieras definir qué tipo de consumidor eres o que haces para tener esta mirada crítica en el día día?


GB: La publicidad, ya sea en nuevos medios, en vallas publicitarias, en revistas, o en la televisión nunca influyó en mi consumo personal, que es más básico y práctico. Fue uno de los primeros problemas críticos claros que experimenté como artista joven.


Aunque tengo que decir que el año pasado me convertí en un usuario activo de Instagram. Principalmente porque es una herramienta de comunicación para el arte y también para tener contacto con otros amigos artistas.

Installation Dogsalon Bobby, 2016

GC: Hay una frase tuya que hace referencia a cómo tus instalaciones transforman espacios de exhibición en una realidad muy parecida a las situaciones críticas existentes y con ellas tratas de visualizar la determinación social y el condicionamiento de las masas de una manera tragicómica. ¿En tu día a día, cuáles son estas realidades críticas a las que te enfrentas actualmente que más te llaman la atención?


GB: Algunos de mis temas con los que trabajo más “fuertes” o políticos, tales como: Shooting Room, Introduction of a New Politician, Voting Booth Museum, A Psychiatric Hospital, Lederhosen-museum, o Atomic Bomb Shelter. Otros en cambio, son temas más “kitsch”, más suaves como: Wig-shop, Dog-salon, Walk of Fame, Wax-museum, 5 Historical Hats, Composer Memorial Room, Travel Agency, o Caravan Show. Era una misma generación de gente que construyó refugios atómicos, al mismo tiempo que iba a una agencia de viajes y compraba juguetes para perros.


Estoy mostrando una epopeya visual y un reflejo del siglo XX/XXI. Es como mostrar “una arqueología de este tiempo, ahora”, con la esperanza de un futuro mejor.


GC: En 1996 en el Museo de Arte Contemporáneo de Amberes (MUKHA Antwerp) presentaste Auction House (entre otras de tus piezas). ¿Cómo fue percibida esta pieza al ser mostrada en una institución pública? ¿De alguna manera querías apuntar hacia el conflicto entre las instituciones y los foros comerciales?


GB: Aunque mostré una decoración de “casa de subastas” en varias instituciones de arte, como Castelli di Rivoli, Muhka Museum, Kunstverein Hannover y Arken Museum, más una vieja “casa de subastas” antigua y barata. No estaba pensando en hacer un comentario sobre “los precios del arte” en particular.


Una instalación más grande que trató intencionalmente con instituciones de arte y Trade Forum fue Fair Installations en Lyon, 1986, Rotterdam, 1990, y más recientemente mi ficticia Flanders Extra Fair, 2008, en SMAK/Gante. Toda la planta baja del museo se convirtió en una decoración/instalación de una plaza comercial: incluyendo 15 puestos comerciales, una Oficina de Matrimonios, un Centro de Interfono, una Agencia de Viajes, un Centro de Información Militar, un Centro de Ropa Formal... había una Discoteca, un Cine y un espacio electoral para “Miss Flanders Beauty”. El museo desapareció en uno de los llamados “paraísos del consumidor”.


A veces, los museos se alquilan debido a la falta de subsidios; rentan sus espacios a empresas para sus fiestas más locas y para hacer eventos, cenas, etc. Tampoco hay que olvidar las tiendas de regalos de los museos, que en su mayoría de mal gusto. En el Museo de Amberes Muhka, incluso le alquilan salas de exhibición a un club de yoga local para que la gente haga ejercicio entre las obras de arte.


Installation Psychiatric Hospital, 1981. BOZAR, Brussels

GC: En este mismo tema, la globalización y los medios de comunicación (entre otras cosas) han dado a las casas de subasta un lugar nunca antes visto. ¿Qué opinas de las casas de subasta ahora? ¿De los records que se rompen cada subasta? ¿De las piezas “escándalo” como fue la de Banksy que se trituró tan pronto fue subastada o la pieza misteriosa “de Da Vinci”?


GB: También tengo mis dudas sobre el aumento, a veces manipulado, de los precios de los maestros contemporáneos en “casas de subastas” en los últimos años. Da una impresión errónea sobre el trabajo serio y honesto de algunos artistas vivos.


Por otro lado, creo que las buenas obras de arte tienen un valor único. Entonces, no estoy realmente enterado de esto. Tengo un sentimiento matizado. Por supuesto, los precios del arte a veces son demasiado exagerados, por otro lado, muchos millones van a fines más dudosos, como bienes raíces, armas, deportes, etc. De alguna manera, podría ser que el arte reciba aún más atención en general a un público más grande, sólo porque hay mucho dinero involucrado.


Lo que también es un fenómeno extraño, es que las galerías ricas descubren ahora, después de mucho tiempo, artistas femeninas no respetadas y fracasadas, cuando ya es muy tarde. Evidenciando el mal trabajo de estas galerías y curadores, que se sienten muy orgullosos de sus descubrimientos tan tarde y terminan haciendo grandes negocios con ellos, pero después de su muerte. Maria Lassnig, Ana Miendiëta, Joan Jones y Alice Neal son buenos ejemplos de este fenómeno.

Lo mismo le sucede a algunos artistas negros en estos días como Jack Whitten. También se convierten en una nueva especialización de estas galerías en general, así como con los artistas de edad avanzada lo cual me parece más que dudoso.


GC: ¿Qué opinas del consumismo de “imagen” al que nos enfrentamos actualmente en donde la gran mayoría de lo que consumimos (ya sea productos o servicios) está maquillado a la perfección para vender más y mejor? Incluso a nivel personal, la manera en la que cada quien se muestra en redes sociales a veces es tan perfecta que pareciera que la imagen que dan o la manera en que se muestran es más importante que lo que realmente son.


GB: No estoy sorprendido, sino más bien impactado. La gente está llena de valores artificiales, imágenes y atracciones populistas en estos días.


Uno de los datos más llamativos que escuché hace poco y que me pareció realmente aterrador, es el sistema de reconocimiento facial en los espacios públicos de China, con el establecimiento de un sistema de puntos de comportamiento/crédito social, que ya funciona en algunas áreas. ¿Perder todos sus derechos como ciudadano en su sistema social? Esto es peor que 1984 y The Brave New World: ¡Todos programados y controlados!


GC: ¿Qué opinas de la publicidad personalizada basada en el big data donde la información que recibimos o los anuncios que vemos están personalizados de acuerdo a lo que el big data cree que necesitamos o queremos?


GB: Los nuevos dictadores nacionalistas “democráticos” votados asumidos y funcionando en la nueva era digital y la I.A. tardía, representan un gran peligro para la humanidad, junto a la contaminación del planeta debido a la codicia capitalista y las razones de la envidia de los últimos 200 años.


La publicidad personal es parte de ella, es utilizada por quienes tienen el poder de hoy y al mismo tiempo son quienes explotan los “recursos humanos”.


Installation Suspect, 2013

〈 PREVIOUS PAGE INDEX.038 CAPITALISM NEXT PAGE 〉

Pg 8/27

6 views