PRIVACY POLICY

All RIGHTS RESERVED / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS COPYRIGHT © 2016 LARMAGAZINE

Monterrey, Nuevo León, México. CP 64920

CASA PIXAN - ENTREVISTA CON MATEO PIZARRO

February 20, 2020

Read in English

Mateo Pizarro / “Spirit Dance" (Conflict Resolution)
Grafito sobre papel

 

El mundo del arte está cambiando, no es un secreto. Podemos ver que en el medio profesional y de mercado, se empiezan a dibujar nuevos perfiles de espacios e iniciativas que dinamizan y transforman las maneras de consumir información y contenidos, relacionados con la escena artística. Hablamos con Mateo Pizarro, socio fundador de casa Pixán, uno de los proyecto más destacados durante la pasada temporada de Ferias de Arte en la Ciudad de México.

 

 

 

Catalina: Mateo, cuéntanos un poco cómo empezó Casa Pixán

 

Mateo: A mi socia Fernanda Carri y a mí nos invitaron a participar en una exposición. Nos prometieron el cielo y la tierra, y como a los dos meses después, uno de los organizadores nos dejó de contestar. Carri y yo nos quedamos muy sorprendidos. Le pregunté a ella y decidimos que seguiríamos nosotros con el proyecto, nos planteamos la posibilidad de invitar a más artistas a exponer; el criterio fundamental era, con quien nos gustaría exponer. Y así nació. El proceso curatorial, consistió en pedirles lista de obra disponible a estos artistas, para identificar así las líneas temáticas o de interés en común. Siempre hay una o dos que atraviesan la mayoría de las obras, a pesar de venir todos del distintos países y aproximaciones.

 

 La primera Casa Pixan la hicimos en una casa de 1880 en la calle Bucareli de Ciudad de México. Ahí nos dimos cuenta que además, nos gusta mucho explorar espacios que no son el cubo blanco típico. Nos pareció interesante explorar arquitecturas que ya están cargadas de un espíritu, de un historial. En esta segunda versión, la casa es de 1930, abandonada, no del todo pero digamos, pero sí está en un estado semi ruinoso. Pronto se va a demoler un pedazo de la casa, pero eso es interesante, pues crea un tono, una textura, ofrece cierto tipo de cosas que en una galería normal, se terminarían dañando. Por ejemplo da infinitas posibilidades a los artistas de jugar, sobre todo con piezas de carácter instalativo.

 

Cata: Compartes El Consultorio, otro proyecto interesantísimo de estudios de artistas, con alguien que también queremos mucho: Horacio Quiróz y creo que varios de los que exponen en Casa Pixan. ¿Consideras este proyecto como un antecedente?

 

 

 Mateo: Sí, de cierta manera lo que siento que estoy tratando de generar es como una especie de arquitectura de proyectos, en la que uno se puede apoyar sobre otro. Tener El Consultorio me permite estar en contacto más cercano y permanente con algunos de los artistas y su proceso; también, a veces me ha servido para pensar en cómo utilizar los espacios expositivos que no son los comunes para mostrar arte; y pues como en términos estrictamente prácticos, una vez se desmonta la exposición, traigo algunas de las piezas y lo utilizo como showroom, lo cual funciona súper bien.

 

En el caso de Horacio, la primera vez expusimos mucho de su trabajo clásico, el que ya se conoce, el de los personajes que se están transformando en otra cosa, que tiene elementos más realistas, digamos. En esta segunda edición decidimos mostrar piezas más experimentales, incluso unas abstractas súper buenas, pintura mucho más rápida, exploraciones muy distintas a las formas a las que él nos tenía acostumbrados. Es que es demasiado talentoso, hace una cosa nueva y le sale bien a la primera.

 

Horacio Quiroz / “Paleta 02”, 2020

Óleo sobre tela 

 

Francisco Esnayra / “Cápsula de Mamey(I)”, 2018

Resina de Poliester

 

 

Cata: Los Artist Run Spaces han sido fundamentales para consolidar las carreras de los artistas; también son una especie válvula de escape que les permite tener un lugar para explorar propuestas que no están en el mainstream. Sin embargo, representan más una búsqueda de legitimación que de mercado. ¿Será posible que hoy los artistas estén organizando y creando este tipo de espacios, también para tomar un poco las riendas de su propio mercado, ahora que la tecnología y las redes sociales lo facilitan?

 

Mateo: Yo creo que sí. Pienso que hay una especie de hibridación sobre las funciones del Artist Run Space que me gustaría pensar que nos sirven. El tema de las distintas herramientas digitales, sí nos han permitido estar en contacto con gente que está interesada en comprar.

 

Es que creo que tenemos un pié en un lado y un pié en en el otro; porque para nosotros es fundamental en la exploración de la propia creatividad independientemente de si se vende o no. Cada uno se ha lanzado hacer experimentos; pero sí creo que hoy en día, el mercado está tomando otra forma, una que resulta muy interesante. Entre esas ventajas que ofrece un espacio como Pixan, es que ofrece al público una experiencia muy auténtica, lo cual puede hacer que espacios como este sean más viables a nivel comercial, lo cual al final, le permite al artista apropiarse de su mercado. No deja de ser difícil.

 

Creo que se tienen que generar estrategias para acceder a los coleccionistas y en últimas, también creo que a los galeristas les puede resultar beneficioso aliarse con este tipo de espacios. Por supuesto, tiene que ser un perfil de galerista en particular; uno que no viva en el método antiguo de manejar las cosas, sino que esté abierto a que el artista tenga libertades. De hecho, estamos buscando formas para colaborar con galeristas. Tal vez podamos llevar exposiciones a otros países de nuestros artistas y traernos algunos de los de ellos para acá.

 

Con mis galeristas de Monterrey, estamos mirando qué tipo de modelo comercial puede funcionar. Creo que lo que pasa es que sí, el modelo anterior entró en una crisis necesaria y se tiene que renovar. No sé si todos están buscando cuál es esa renovación. Hay gente instalada en el pasado; pero al menos, a nosotros nos interesa mirar de qué otras maneras podemos invitar al mercado, para hacer que sea posible realizar todo tipo de proyectos; sean comerciales o no.

 

 

Sebastian Fonnegra
“Sumergido 2” / “Procedimiento I” / “Procedimiento II”, 2019

Color pencil on paper

 

Cata: Ese punto que mencionas de las galerías es muy importante. Antes estas eran las que tenían el acceso exclusivo a los coleccionistas, las relaciones públicas, eran dueñas de los espacios. A un artista le quedaba muy difícil negociar y no tenía más opción que aceptar prácticas inclusive indignas. ¿No? Por ejemplo acceder a una exclusividad, con el 50% (algunas hasta el 60%) de comisión para la galería, a veces sin pagarles, cubriendo ellos mismos los gastos de producción, embalaje, montaje, etc. Se conocen muchas historias del terror. En fin, prácticas dañinas o muy injustas.

 

Hoy es un poco diferente, Instagram ha permitido que algunos artistas estén en la posición de negociar; ya que en muchos casos, llegan a la galería esperando otro tipo de cosas más allá del mercado porque esa área la tienen resuelta. Y es por eso que los galeristas tiene mejorar la oferta, ofrecer otro tipo de cosas para quedarse con la exclusividad del artista que quieren, ese al que le está yendo muy bien. ¿Qué opinas de esto?

 

Mateo: De acuerdo. Yo estoy Completamente de acuerdo. Instagram ha modificado el mercado. Incluso a mí también me ha pasado. He pasado periodos en los que no necesito galería en ese sentido y eso mismo me da la opción de escoger con quién quiero trabajar y con quién no. No es como que tengo que meterme con cualquiera sino no tengo salida.

Floria Gonzalez  / “Planet Earth” (Superimpose series), 2017

Digital Photography

 

Cata: ¿Crees que Instagram no sólo ha influido en la forma en la que se consume y se vende el arte, sino que también, esté afectando los estilos? Es decir, que los artistas estén modificando sus su producción para que sean instagrameables, quiero decir, que se vea bien sobre todo en Instagram?

 

Mateo: Sí, yo creo que sí, y es una cosa muy importante. Sin embargo, no creo que solamente le está pasando los artistas, sino al mundo del arte en general. Los museos están buscando shows que sean instagrameables; es un fenómeno que se tomó en totalidad la forma en la que conocemos y consumimos las imágenes y el arte. A todos sus niveles. Definitivamente siento que hay artistas que se han modificado a sí mismos tratando de lograr la visibilidad que permite el Instagram.

 

En cierta medida, lo entiendo porque es difícil resistirse a estas cosas, pero me parece igual un poquito peligroso. Siento que es un arma de doble filo; es decir, me parece Interesante lo que esta red social puede generar en términos de nuevas tendencias, nos permite ver cosas que no habíamos visto antes. Pero al mismo tiempo, pareciera como si el criterio fuera qué tan instagrameables son las piezas. En ese sentido, considero que hay una pérdida de honestidad en el trabajo, lo cual va empezar a modificar la oferta, lo que tienen para dar los artistas. Es avasallador, si empezamos a jugar el juego del algoritmo, terminaremos todos pareciéndonos y eso se vuelve una cagada.

 

Cata: A veces pienso que obvio eso está mal y hay que ser muy crítico con las redes sociales; pero al mismo tiempo, pienso que es algo que es un reflejo de nuestro momento histórico y que sería entonces un absurdo que los mismos artistas, no hablaran o no se expresaran dentro del estilo que este fenómeno va marcado. Es decir, que no respondiera a lo que se está viviendo.

 

Mateo: Claro, lo que pasa es que creo que uno puede colgarse del algoritmo, utilizarlo -no exactamente en su contra-, para desviar el uso que se le da. Partir de una experiencia muy estética que puede, justamente, estar haciendo un comentario o meta-comentario acerca de los usos que se le da. Por ejemplo en la exposición que tenemos ahorita, hay una pieza que es súper instagrameable y todo el mundo quiere tomarse fotos ahí.

Whitney Lewis Smith /Narcisus, 2020
instalación

 

Consiste en un bosque construido dentro de un cuarto, en medio una lagunita chiquita que tiene un espejo ahí. La pieza se llama Narciso. La artista Whitney Lewis-Smith, habla sobre las decisiones ambientales de las cuales somos partícipes. Algunas personas se darán cuenta de que este acto de irse a un lugar en la naturaleza para tomarse una foto, es en muchos casos lo que ocasiona que se destruyan estos lugares que quisiéramos preservar en una imagen.

 

La obra plantea un juego que muestra cómo nuestra mirada no es neutral. En Colombia por ejemplo, hay un río de varios colores llamado Caño Cristales, es espectacular; pero en el momento que dejó de ser peligroso, se convirtió en el lugar favorito de los entusiastas de los recorridos extremos en Land Rover, lo cual por supuesto está destruyendo el lugar. Es importante estar atentos a nuestro tiempo. A la vez, ser críticos de los elementos que este nos ofrece, pero que nos llevan por un camino equivocado. Se deben utilizar estas herramientas tecnológicas de una manera inteligente; a partir de ellas se puede generar conciencia sobre ciertas problemáticas.

Gonzalo García / “La mujer ofrenda III”, 2020
Grafito sobre papel

 

 

Cata: Tienes mucha razón, suena muy interesante. Pero ahora, volviendo al tema del mercado y de Casa Pixan, ¿Qué tal les ha ido en términos de venta?

 

Mateo: En la primera edición nos fue súper bien. La hicimos durante el gallery Weekend y nos fue mejor que a muchas galerías ya establecidas. En esta segunda edición, ha sido un poco más difícil. Sí hemos vendido, hay piezas que se están negociando más lentamente, pero también hay que tener en cuenta que hicimos el evento durante la temporada de ferias y la oferta cultural en estos días es enorme. También, por esta razón, no quisimos que durará solamente esta semana, sino un mes entero, así, quienes no tuvieron la oportunidad de ver la muestra en estos días, tengan tiempo de pasarse.

 

Floria González / (Lost in Strata Series), 2018
Digital Photography

 

Cata: ¿Piensan explorar la venta online?

 

Mateo: Estamos trabajando en la página web, misma que lanzamos justo unos días antes de la inauguración. Estamos justamente viendo cómo funcionan esas herramientas que faciliten el tema de la venta.

 

Cata: También hoy en día, hay otro tipo de prácticas y que empiezan a ser fundamentales en tema de redes sociales; me refiero a las integraciones que permiten el Storytelling como el blog, podcast, videos, transmisión en vivo, etc. A ti, a Horacio, Floria y otros artistas que están en casa pixan, les va muy bien con las redes. ¿Qué de sus experiencias personales pueden aportar al nuevo proyecto?

 

Mateo: Estamos desarrollando justamente en las estrategias de comunicación y redes sociales. En ese sentido Carri mi socia, también es muy movida. Sin embargo sabemos que el perfil de un proyecto de esta naturaleza, no funciona igual. Siento que los perfiles personales tienen a ser espontáneos; en cambio, Casa Pixan requiere una forma de comunicación más premeditada para lograr que la historia se transmita de una forma más comprensible, no como un bombardeo de imágenes.

 

Es un aspecto que hemos ido afinando lentamente y creo que es un proceso de aprendizaje en el que todavía estamos trabajando y que hasta ahora ha sido fundamental para llegar a las personas interesadas y que conozcan un poquito más el proyecto, que la gente venga. Lo ideal es que conozcan el trabajo los artistas, es lo que más nos interesa.

Tatiana Camacho / “Wayana” *marco de terrazo negro , 2019

Impresión fotográfica

 

Cata: ¿Qué frecuencia van a tener de las exposiciones? ¿Cuántas tiene planeado hacer al año?

 

Mateo: Depende mucho de los espacios que consigamos, pero pero yo creo vamos a lograr hacer dos o tres ediciones al año. Aunque confío que nos los van a prestar porque ese proceso ha sido relativamente fácil. No nos interesa sólo cumplir una agenda, nos interesa juntar los artistas y ese aspecto es un poco más complejo.

 

Cata: ¿Hasta cuándo va a estar la exposición?

 

Mateo: La exposición va a durar hasta el 5 de marzo. Entre semana hay unos recorridos guiados en los que hablamos de las líneas temáticas y explicamos todo y otros, donde la gente puede recorrer la muestra libremente a su ritmo. Los fines de semana está abierto de 11am a 6 pm y entre semana con cita.

 

 

 

 

 

Please reload