PRIVACY POLICY

All RIGHTS RESERVED / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS COPYRIGHT © 2016 LARMAGAZINE

Monterrey, Nuevo León, México. CP 64920

NO SE NACE MUJER @ TALLER3120

February 11, 2020

Read in English

 

 

 

¿NO SE NACE MUJER @ TALLER3120

CURADURIA: Virginie Kastel

ARTISTAS: Amatoria / Cecilia Barón / Lucila Garza / Melissa García Aguirre / Pilar de la Fuente / Renard / Roble Ana María / Yolanda Leal
Fotografías cortesía de Virginie Kastel y El Taller 3120

 

 

 

Nos volvemos a enfrentar al tema de la mujer. Al tema de las complicaciones de ser mujer, nacer o no nacer mujer, vivir siendo mujer, morir por ser mujer, o nacer en cuerpo de mujer. Sin ignorar las profundidades a las que se puede llegar mientras se habla de cada una de estas variantes, pero sí haciéndolas a un lado por un momento, presento una reseña sobre la exposición NO SE NACE MUJER inaugurada el pasado viernes 17 de enero en el Taller3120.

 

Es importante destacar que la sede de la exposición, Taller3120 es probablemente el menos centralizado de los espacios independientes que tiene el arte el día de hoy en Monterrey. Es justo mencionarlo para reconocer el poder de convocatoria de la exposición y dar crédito doble al lugar por atraer no sólo al público que normalmente asiste a estos eventos, sino también a alguno que otro vecino de la Col. Moderna de Monterrey.

 

 

En cuanto a las piezas, la exposición reúne una muestra de 8 artistas cuyo trabajo de alguna manera u otra vincula el cuerpo de la mujer, la condición de ser mujer y la realidad que se vive hoy en día al ser mujer. Cada artista con diferentes carreras dentro del arte y diferentes discursos encuentran la manera de dialogar para hacer evidente lo que para cada una de ellas significa el tema de haber nacido en cuerpo de mujer.

 

La primer pieza con la que se encuentra al llegar al Taller es la pieza de Melissa García Aguirre. El sonido fuerte de un serrucho insistente y determinado acompaña un video que muestra la acción arriesgada, rebelde y liberadora de la artista al romper las cadenas de una casa de seguridad, que de haber nacido hombre, como primogénito, ella hubiera podido heredar. Melissa, hija única de un padre que fue hijo hombre mayor, después de dos generaciones de hijos mayores varones, nos presenta el conflicto generado con la presencia de lo femenino en una familia de tradición patriarcal.

 

 

En su performance, Roble Ana María intenta dirigir nuestra mirada a un tubo que sacado del contexto de un club de “striptease”, hace evidente el esfuerzo y valentía que requiere hacer una rutina de pole dancing, empoderando así a quien lo practica y reconociendo la importancia del vínculo que se crea entre las mujeres que lo practican al apoyarse unas a otras, poniendo atención a lo que el cuerpo puede lograr y de lo que es capaz, sin importar la apariencia física que pueda tener el cuerpo de cada cual.

 

 

Cecilia Barón por su parte, acompañada de un audio entre angelical, ácido y fantasioso, recita poemas erótico-irónico-burlesque sobre Santa Cecilia copulando con Dios. Con casualidad, frescura y humor, presentó ideas que pudieran ser percibidas como ofensivas o agresivas viniendo de una mujer; pero que viniendo de un hombre, seguramente serían tomadas con más ligereza. El performance no sólo sacó varias risas si no que dejó preguntas sobre cuál es nuestra postura frente a estos poemas. ¿Me gusta? ¿Me incomoda? ¿Me choca?, ¿Qué son? ¿Fantasías de mujer? ¿Realidades de ser mujer?

 

Con una instalación, texto y acción que hace referencia a la fábula de Edipo, Renard plantea de manera simbólica cómo al matar al padre y la madre, se comete un suicidio necesario. Parte de la instalación incluye un tronco colgado del techo simbolizando la decapitación de la madre y otro en el piso que simboliza la del padre. Al fondo de la instalación se puede leer un texto sobre el parricidio como un “suicidio vitalista.” Por el lugar, se pasea Renard/Edipo con una soga al cuello. Al aniquilar lo masculino y lo femenino con lo que “se nace” Renard nos deja algunas inquietudes: ¿Qué queda después de ese suicidio vitalista? ¿Si se arranca de raíz lo que la madre y el padre tatuaron en mi identidad, quedo yo? ¿Cómo y con qué quedo? ¿Me purifico?

 

 

En la pieza de Lucila Garza vemos representado el dolor de lo que gota a gota ahoga: el silencio y el estruendo relacionado con los feminicidios. Un contenedor de aluminio lleno de agua desde donde una tras otra, caen gotas a otro contenedor, mismo que está conectado a un micrófono que aumenta el sonido de la caída de cada gota en la habitación. Con esta obra, la artista nos recuerda lo que se vive y se contiene como mujer. El inevitable goteo y escape del agua - que finalmente cae a otro recipiente, esta vez sin salida- es un gesto simple y constante que evoca la dualidad entre lo irritante/molesto y al mismo tiempo, lo bello de quienes unen sus voces por quienes ya no están, de quienes no permitirán que el silencio deje de ser estruendo. De manera muy sencilla, la pieza presenta un sin fin de complejidades, lecturas e interpretaciones.

 

Yolanda Leal presenta sobre una pared impresiones de su serie “Así Es” (2003) donde muestra su cuerpo desnudo tatuado en negativo con símbolos y frases que representan el consumismo y lo que éste impone sobre la mujer. La desnudez de su cuerpo y la manera en que éste es fotografiado, muestra una postura retadora que pudiera incomodar al espectador y al mismo tiempo desafiar su postura ante el cuerpo de la mujer. Su participación en la exposición incluyó también un set donde se podía tomar fotos con el gorila de “I Know Your Rules”. Proyecto con el cual juega un poco con la relación entre femenino/masculino y el permiso/no permiso de romper reglas o ser más salvaje.

 

 

 

La pieza de Pilar de la Fuente, “Entierro y Desentierro del Padre” que sería un registro en video del performance realizado por la artista en 2005, tuvo que ser reducido a unas postales con imágenes de la acción. El video, donde la artista entierra y desentierra a su padre en el desierto, no pudo ser presentado ya que quien tenía la pieza, no la encontró. ¿Casualidad? ¡Vaya “statement”! ¡Qué importante el tema del olvido de la pieza de la mano con el tema de la exposición y la ceguera del gobierno hacia los feminicidios!

 

 

Artista: Pilar de la Fuente.

Fotos de registro : Antonio Juárez para el festival Performagia II. Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 2004

 

Por último, la pieza de Amatoria, una fotografía de la artista desnuda en el piso de una sala, pareció como quedar rezagada. La pieza se encontraba dentro de un cuarto con paredes de vidrio al cual no se podía entrar. La iluminación tenue y la separación entre espectador/obra que las paredes de vidrio del espacio obligaban, hacía pensar que era un gesto intencional aunque esto hiciera difícil la tarea de distinguir y entender la pieza

 

 

 

NO SE NACE MUJER apunta a como el ser mujer, no siempre significa lo que se vive como mujer. Apunta al desgarre, al quiebre de lo que se asume se es al nacer mujer y lo que realmente se es; a la identidad adquirida al nacer, la impuesta, la voluntariamente escogida y la determinación con la que se vive ser mujer.

 

__

 

Haz click aquí para ver el tour VR360 de la exposición hecho por Treceyzero

 

 

 

Please reload