PRIVACY POLICY

All RIGHTS RESERVED / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS COPYRIGHT © 2016 LARMAGAZINE

Monterrey, Nuevo León, México. CP 64920

INTERVIEW WITH ODED EZER

February 27, 2019

The dot font

 

Deslice hacia abajo para leer en español 

 

Catalina Restrepo: Oded, you studied graphic design, a field of study that has many areas of expertise. What is it about typography that called your attention so much?

 

Oded Ezer: Well, I think that the fact that when you use typography you actually live in two dimensions: One is the content and the other is the shape. And I think I was fascinated by the idea that you can manipulate content and shape to create a new thing, and I think that reminds me of the musical fact that when you play two strings on a guitar, you create a third tone. I play on this third tone, I play on the gap between meaning, the shape and the look. What fascinates me is that if you take, for instance, image-making, in a way what you see is what you get. If you see somebody’s face as happy, then he is happy; but if you write “happiness” in the wrong way or in an alternative way, you can create a new kind of happiness. This is what got me so interested in typography, that there are certain elements that are shared by different disciplines that I come from; I used to be a musician and the thing with the type, the aspect of the rhythm in it is very strong. And just like in music, I like the fact Typography has so many scales: First there is a block of texts, then sentences, then words, then letters… and then parts of letters. If you go deeper, you get the material from which the parts of the letters are made of, and further down you can find the molecules of the letter. Actually, if you think about type this way, it becomes a lifetime mission to understand all of its different aspects.

 

Also there was a time in my early career when I was writing poetry, although it went quite well, I have decided to move on to typography because I understood at a very early stage that I could find that poetry in the shape of the letters, and I can kind of write them in a very visual way. So maybe all these things made me fall in love with typography.

The finger 

 

CR: The year 2000 was a landmark date for all those who were born a couple of decades before it. We had that date as the deadline for the future; I mean, it was the day when future would come. It was the year in which you founded your independent studio, “Oded Ezer Typography,” in Tel Aviv. How did you imagine that future? What did you want to do?

 

OE: Well, I think I couldn’t describe it then the same way as I’m describing it now because I’m older, and now I have the knowledge of what happened with me since I founded my studio. But deep in my heart I was trying to make human interactions through typography. You can of course make it using any other field, but for me it was easier in this one.

 

When time passes by I understand that creating these interactions with other people became fundamental in my work. For me, for instance, this conversation is no less important than creating something new because, in a way, creating something new is just a tool for interaction. Now we are interacting on the basis of my work, I think this is the highest level and the highest hope for a creator or designer: to be able to create a base for human interactions.

 

Of course I also wanted to create and publish my work, and I hoped the world would like what I do. Like anyone else, I was hoping to be accepted. I was and still am so lucky that the world is still interested in my work.

 

CR: And did you make it? What things or unexpected events have led you down a path that maybe you didn’t contemplated at first, but that you don’t regret having taken?

 

OE: You would have to be more specific.

 

CR: Maybe when you started you never thought you would end up creating moving characters or letters. Maybe you never thought you’d be doing this conceptual art work. I’m talking about something that you didn’t consider doing, which you are doing now and have no regrets about.

 

OE: This is a very unique question; no one ever asked me this before. The honest answer is that I don’t expect anything when I’m working. I go step by step and what happens is that the next step is the result of a previous step, so you can say that everything that I’ve done is kind of unpredictable. The only thing that I know for sure when I work with my typographic stuff is that it’s going to gravitate around letters, but any specific medium or methodology or technique are open questions; it just happens. Sometimes I’m interested in a certain kind of technology or area of expertise. In the last two years I also reinvented myself as an artist who makes art, not typography, and I have two pseudonyms; I work under two additional names and these two characters allow me to make other things besides typography.

 

This is all very new and it hasn’t been published yet. The first pseudonym is Cat Chap; he is an artist that works in-between conceptual and post pop art. One of the works that I’m sending you I think will be interesting for Mexican people, it’s a suggestion for an International Design Competition that re-conceptualize the US–México border wall. So I teamed up with Irit Abir, an architect who is a friend of mine, and because I didn’t want to do anything typographic, I gave this mission to Cat Chap and not to myself, it’s kind of an alter ego that can work with different mediums. So Cat Chap can work with conceptual art and make something that Oded would never do.

 

My submission as Cat Chap was multiplying the Statue of Liberty in such a way that would create a wall. Of course that is hyper-ironic, you see, and something that Oded can’t do but Cat Chap can. And this is obviously the answer to your question because years ago I would never have done something like that.

 

I have another alter ego, it’s called Salāh A. My parents were Jewish refugees from Iraq in the early 1950s and I have a side of the Mediterranean and Middle Eastern heritage from centuries ago, and Salāh is my middle name. This Salāh A does something different than Cat Chap: he bridges Western art history with Mediterranean and Middle East art history. He is an artist that doesn’t do design, so he does something else. It’s my solution for opening up and going further towards unknown fields, unknown methodologies, to reinvent myself. Because when you say Oded Ezer, you would immediately think about typography; so in order to widen my abilities I invented these two alter egos.

 

CR: Speaking in terms of technology, your career has been great, and you have developed emblematic pieces from animated GIFs. I remember my first time in Messenger, when some friend from my contact list sent me a small animated GIF. It wasn’t a representation of a smiling or crying face, what now is called emoji; it was a real image of a person, I remember it was a chubby kid bouncing in his chair, like a couple of frames of a small video that went on endlessly. Do you remember the first animated GIF you saw?

 

OE: Well, animated GIFs were there from the beginning. If you remember Microsoft Windows, there were the little images that popped up when you were working on Word. I think they were there in the 90s and then they disappeared. Then a few years ago there was a sudden revival of this thing. It was something that was happening with the internet at the same time and even before, with certain programs.

 

The thing is that they were seen as something really simple, a simplistic thing, something that was really low, like the opposite of a high cultural item, and I think that what happened with me was that I kind of transformed my desire of working with ‘real’ materials into working with low-fi, digital stuff. So for me it was really wonderful because nobody thinks about animated GIFs as high art, it’s kind of a stupid thing that you find in non-sophisticated websites, and I thought it was really wonderful to work with them, it liberated me from the need to adjust to do’s and don’ts.

 

CR: But can you point out the moment when you were amazed by what GIFs had to offer? I remember the Clip, the Word assistant, but those were GIFs that came with the program and you couldn’t control them. But what amazed me back then, chatting with my friend in Messenger, is that he had this control over a thing that transmitted an emotion perfectly, in that specific case it was something funny, I could almost picture him laughing. Maybe you don’t remember a specific GIF from back then, but maybe you do remember one from this revival age, in tumblr or something, that made you play with the idea of working in this format.

 

OE: The difference between you and me is that you remember the first time and I feel it has always been there. It’s like animated GIFs were born alongside Microsoft applications, and later with the internet, so in a way they are ‘organic’ tools. But I can tell you that it was few years ago that I saw it as a chance to ask myself, as a typographer: What could I do with this medium? Because it always looked a little bit stupid, but my mission was to see how to use this stupid medium as a way to say meaningful things or express a point of view.

 

I think this was a very powerful moment for me, it can even be compared with the moment you first saw a GIF. I saw it as a way to use this low-end thing as a legitimate medium for typographers.

 

Art vs Design

 

CR: I believe that there is a very subtle difference between two types of works made from animated GIFs. There are artists for whom the image sequence (this mini animation) is the most important attribute. But there are some other cases where the illustration, drawing or the image itself, is the most valuable asset (to put it in some way), but highlighted by the movement that the GIF provides. Do you think your approach to this format could fit into any of these two categories? And if not, how would you describe your creative process when you face these types of formats?

 

OE: Remember you said that when you saw this animated GIF of the boy you immediately understood it, you didn’t have to have any explanation? So in a way if I can be specific about this understanding… well then, I don’t need typography at all. I think this sums up the situation in our times where a lot of people read less and less, and not because they are not interested in content, but because today content finds us in a very different way. We are consumers of videos and animated GIFs and any visual form of image; and when you think about this process you get to the conclusion that, maybe some years from now, we will go back to those times when nobody really read, but everyone was waiting around the fireplace for the chief to tell the history of the tribe.

 

If you can imagine the house of the future, you can picture yourself going inside, the walls made up of screens; one wall goes up and you can hear your son or daughter asking you if there’s something to eat. So the culture will become an oral culture, none of us will bother to  or to even send an emoji because, even today, when my friends want to tell me something, they just record a voice message and send it to me.

 

We’ve completed the circle, we started as a non-reading society and we are going back to it. We are now a more oral and visual society. This is bad news for typographers.

 

CR: Actually, you said in an interview that typography had lost the battle with video, because a simple image communicates. However, lately with this whole trend of memes in which a scribble or a photo of someone with a special gesture is loaded with a lot of meaning, it ends shortening up the meaning of the phrase. There are a few distinctive typographies for each type of meme that accompanies the image, but don’t you think type in this case becomes a kind of trigger that now is stronger than ever?

 

OE: There is still typography and it’ll remain for some time, but I think in the end it will not be needed. Words might still be needed and that’s why half of the meme is type and the other half is image. In the past you could read articles of few pages, and books. I don’t think that will disappear completely, but it will be less and less needed in our everyday life. So for me this was the starting point, when I was looking for solutions for a new kind of typography. My starting point was that we’ve lost respect for the writen word and we can either cry about it or we can do something with it, you see?

 

I thought I could play with words built from single letters that are built from single episodes, frames from popular videos; I love that I can play with half meanings, additional meanings.

 

CR: You have developed most of your projects in Hebrew and Latin letters: How is it for you to work with one or the other? What types of properties from each one attract your attention?

 

OE: Well there’s no difference. My subject is typography in general; the language I use refers to the content and not to the action itself, and I can do (and I did) some bilingual projects with Latin and Hebrew alphabets.

 

 

CR: Can you elaborate a bit more about how the idea of moving typefaces started and what were the first pieces of this kind that you created?

 

OE: Moving type has existed for a long time, so as a medium it is quite interesting, but that’s not the subject of what I did, it’s just a format or a tool actually. My mission, as I saw it, was to think of a moving type in a different way. Although there are many videos of moving type on the internet, none of which deal with the double or triple meaning that can be achieved when working with movement, content and shape.

 

CR: On one hand you have printed several books and on the other, you use technologies that allow interactivity and movement. What is your opinion on the printed vs. digital debate?

 

OE: For me it’s just another tool, like a playground where you have a lot of possibilities. You have print and you have digital platforms, you have environmental and you have augmented reality, you have endless mediums you can work with. So it’s not that I’m pro-print or pro-digital, or that I prefer this or that. It’s more about which format suits the project I want better. You have the mediums and the history, the future and current state… so you have a lot of places to go; you can go back in history and forward in technology, or the other way around, further in history, I mean the future, and backwards in technology. It’s an endless journey between techniques and times and visions.

 

CR: What other projects do you have in mind, what are your plans now?

 

OE: I’m working on a wonderful project, I have it hanging proudly on the wall here. It is an unpublished poster that I made with a former student of mine; together we worked on a very secret and promising project that I call Babylon, where we try to combine 3 major heritages: the first one is 3000+ years of the Hebrew type. The Hebrew heritage is similar to the Chinese one in the sense that they’ve been around for thousands of years. The second is the visual heritage of the Middle East Mediterranean area, and the third column is Western Modernism, so what we’re actually trying to do, is to come up with a new graphic language that stands on these three columns, that combines these three visual languages. We try to combine the elements that influence us as simple people, not as designers, because when I get up in the morning I get up in the Middle East, I get up as Jewish, an Israeli, a Hebrew speaker, while my education is Western. You see? I am made up by all these languages and heritages, and that’s why I call it Babylon. My family came from Babylon, which was there before Iran and Iraq, so I feel I’m connecting with my ancestors and my fathers through this project. My plan is to write a book about it and have a proper exhibition, in a few years.

 

 

 

 

ENTREVISTA CON ODED EZER
Por Catalina Restrepo L

Para la sección Invitado Especial de
LARMAGAZINE.025 Lenguaje y Tecnología 

 

 

Catalina Restrepo: Oded, estudiaste diseño gráfico, un campo de estudio que tiene muchas áreas de especialidad. ¿Qué es lo que te llamó tanto la atención de la tipografía?

 

Oded Ezer: Bueno, creo que el hecho de que cuando usas la tipografía de hecho vives en dos dimensiones: una es el contenido y la otra es la forma. Me fascinó la idea de que puedes manipular contenido y forma para crear algo nuevo, y creo que eso me recuerda el hecho musical de que cuando tocas dos cuerdas en una guitarra creas un tercer tono. Y creo que yo toco este tercer tono, juego en esta grieta entre significado, forma y apariencia. Lo que me fascina es que si tomas la creación de imágenes, por ejemplo, de alguna forma lo que ves es lo que tienes. Si el rostro de alguien es feliz, entonces él es feliz; pero si escribes “felicidad” de manera incorrecta o alternativa, puedes crear un nuevo tipo de felicidad. Esto es lo que me llamó tanto la atención de la tipografía, que hay ciertos elementos compartidos por varias disciplinas de las que provengo; yo era músico y el asunto con la tipografía, el aspecto del ritmo es muy fuerte en ella, y el asunto con la composición es que no se puede dividir en oraciones. Primero hay un bloque de textos, luego oraciones, luego palabras, luego letras… y luego partes de letras. Si vas más a fondo tienes el material del que están hechas las partes de las letras, y aún más abajo encuentras las moléculas de la letra.

 

De hecho si ves la tipografía de esta forma, el entender todos sus diferentes aspectos se puede convertir una misión de toda la vida. También hubo una época en que estaba intentando escribir poesía, fui un poeta muy joven y exitoso, y por poco no lo desarrollo porque entendí desde muy al principio que podría encontrar la poesía en la forma de las letras, y suelo escribirlas de una forma muy visual. Entonces supongo que todas estas cosas me hicieron enamorarme de la tipografía.

 

CR: El año 2000 fue una fecha emblemática para todos los que nacieron en las dos décadas anteriores. Pensábamos en esa fecha como la llegada del futuro; era la fecha límite. En ese año fundaste tu estudio independiente “Oded Ezer Typography”, en Jerusalén. ¿Cómo te imaginabas ese futuro? ¿Qué querías hacer?

 

OE: Bueno, creo que en ese momento no podría haberlo descrito como lo hago hoy pues soy más viejo, y ahora tengo el conocimiento de lo que me ha pasado desde que fundé mi último estudio. Pero en el fondo de mi corazón lo que quería hacer eran interacciones humanas. Al final del día creo que esto fue lo que me interesó, y realmente me sentía tan fuerte en el campo de la tipografía que encontré una forma de comunicarme al crear estas interacciones; las puedes hacer en cualquier otro campo, pero a mí se me facilitó este.

 

Con el paso del tiempo entiendo que crear estas interacciones con otras personas se vuelve fundamental en mi trabajo. Para mí, por ejemplo, esta conversación no es menos importante que crear algo nuevo, porque de alguna forma el crear algo nuevo es crear una herramienta para interactuar. Ahora estamos interactuando con base en mi obra, y creo que este es el nivel más alto y la mayor esperanza para un creador o diseñador: el poder crear los cimientos para las interacciones humanas.

 

Por supuesto que quería crear y publicar, y tenía la esperanza de que al mundo le gustara lo que hacía. Como cualquier otro, esperaba ser aceptado. Tuve y todavía tengo mucha suerte de que al mundo le interese mi trabajo.

 

CR: ¿Y lo lograste? ¿Qué cosas o hechos inesperados te han llevado por un camino que tal vez no imaginaste en un principio, pero que sin duda no te arrepientes de haber tomado?

 

OE: Tendrías que ser más específica.

 

CR: Tal vez cuando empezaste nunca imaginaste que terminarías creando caracteres o letras con movimiento; tal vez nunca imaginaste que harías este tipo de creaciones conceptuales. Me refiero a algo que no considerabas hacer, pero que ahora haces y de lo que no te arrepientes.

 

OE: Esta pregunta es muy peculiar, nunca me la habían hecho. La respuesta honesta es que cuando trabajo no espero nada, solo voy paso a paso y lo que sucede es que el siguiente paso es resultado del anterior, por lo que se podría decir que todo lo que he logrado ha sido caminando paso a paso, es algo impredecible. Lo único de lo que estoy seguro cuando trabajo con mis cosas tipográficas es que van a gravitar alrededor de las letras, pero cualquier medio, metodología o técnica específicas son preguntas abiertas; solo suceden. A veces estoy interesado en cierto tipo de tecnología o área de especialidad. En los dos últimos años también me he reinventado como un artista que hace arte, no tipografía, y tengo dos seudónimos; trabajo bajo dos nombres adicionales y estos dos personajes me permiten hacer otras cosas aparte de la tipografía.

 

Todo esto es muy nuevo y no ha sido publicado. El primer seudónimo es Cat Chap; él es un artista que trabaja entre el arte conceptual y el pop. Una de las obras que te envío creo que le interesará a la gente de México, es una sugerencia para una competencia… una competencia conceptual llamada “Building the México-US Border Wall”. Me junté con un arquitecto amigo mío, y por supuesto no quería hacer nada tipográfico, por eso le dejé esta misión a Cat Chap y no a mí mismo, es una especie de alter ego que puede trabajar en diferentes medios. Entonces Cat Chap puede trabajar con el arte conceptual y crear algo que Oded nunca haría.

 

Mi propuesta como Cat Chap fue multiplicar la Estatua de la Libertad de manera que creara un muro. Por supuesto que esto es hiper-irónico, como ves, y es algo que Oded no podría hacer, pero Cat Chap sí. Y por supuesto esta es la respuesta a tu pregunta, pues hace años no podría haber hecho algo así.

 

Tengo otro alter ego llamado Salāh A. Como sabes, tengo herencia judía, mis padres vienen de Irak, tengo una parte de herencia del mediterráneo y del oriente medio de hace algunos siglos, y Salah es mi segundo nombre. Este Salāh A hace cosas diferentes a las de Cat Chap: conectar la historia del arte occidental con la historia del arte mediterráneo y de oriente medio. Es un artista que no hace diseño, pero hace otras cosas. Es mi solución a abrirme y lanzarme a campos desconocidos, metodologías desconocidas, para reinventarme. Porque cuando dices Oded y no me conoces, y le cuentas a alguien sobre Oded Ezer, inmediatamente pensará en tipografía. Entonces para ampliar mis habilidades inventé estos dos alter egos; no sé si en el futuro tendré más.

 

CR: Hablando en términos de tecnología tu carrera ha sido genial, y has desarrollado piezas emblemáticas con s animados. Recuerdo mi primera vez usando Messenger, cuando algún amigo de mi lista de contactos me envió un pequeño  animado. No era una representación de una cara sonriente o llorando, lo que ahora conocemos como emoji; era una imagen real de una persona, recuerdo que era un niño gordito rebotando en su silla, un par de cuadros de un pequeño video que se repetía sin cesar. ¿Recuerdas el primer animado que viste?

 

OE: Pues los s animados han estado ahí desde el principio. Si recuerdas, en Microsoft Windows eran las pequeñas imágenes que aparecían cuando trabajabas en Word. Creo que estaban ahí desde los 90s y luego desaparecieron. Era algo que pasaba en internet al mismo tiempo e incluso antes, con ciertos programas.

 

La cosa es que la gente los veía como algo simple, algo muy simplista, muy bajo, lo opuesto a un artículo de alta cultura, y creo que lo que me pasó fue que de alguna forma traduje mi deseo de trabajar con materiales digitales de baja definición. Entonces para mí fue increíble porque nadie piensa que los s animados sean alta cultura, son algo un poco estúpido que encuentras en sitios web poco sofisticados, y sentí que realmente era increíble trabajar con ellos, y me liberaron de la necesidad de adaptarme a lo que debe y no debe hacerse.

 

CR: Pero, ¿podrías mencionar el momento en que te sorprendió lo que los s podían ofrecer? Recuerdo a Clip, el asistente de Word, pero esos s venían con el programa y no podías controlarlos. Pero lo que me sorprendió en ese tiempo, cuando chateaba con mi amigo en Messenger, es que él podía controlar una cosa que transmitía las emociones perfectamente, en ese caso específico algo gracioso, y casi podía verlo riéndose. Tal vez no recuerdes un  específico de ese tiempo, pero tal vez recuerdes alguno del revival de estos tiempos, algo de tumblr quizás, algo que te hiciera jugar con la idea de trabajar en este formato.

 

OE: La diferencia es que tú recuerdas la primera vez y yo siento como si siempre hubieran estado ahí. Es como si los GIFs animados hubieran nacido junto a las aplicaciones de Microsoft, y luego con el internet, entonces son herramientas orgánicas, de alguna forma. Pero te puedo decir que fue hace algunos años que vi eso como una oportunidad para preguntarme a mí mismo, como tipógrafo: ¿qué podía hacer con ese medio? Porque siempre pareció un poco estúpido, pero mi misión era ver cómo usar este medio estúpido como una forma de decir cosas importantes o expresar un punto de vista.

 

Creo que ese fue un momento muy fuerte para mí, hasta se podría comparar con la primera vez que viste un . Yo lo vi como una forma de usar esta cosa de baja calidad como un medio legítimo para los tipógrafos.

 

CR: Creo que hay una diferencia muy sutil entre los dos tipos de obras hechas con GIFs animados. Para algunos artistas el atributo más importante es la secuencia de imágenes (esta mini-animación). Pero hay otros casos en los que la ilustración, dibujo o la misma imagen, son los activos más importantes (por ponerlo de alguna forma), pero destacados por el movimiento que brinda el GIF. ¿Crees que tu método para este formato pueda adaptarse a alguna de estas dos categorías? Y si no, ¿cómo describirías tu proceso creativo cuando te enfrentas a este tipo de formatos?

 

OE: ¿Recuerdas que mencionaste que cuando viste ese GIF animado del niño lo comprendiste al instante, y no necesitaste explicación alguna? Pues, de alguna forma, si puedo ser específico respecto a esa comprensión… pues entonces no necesito la tipografía, en absoluto. Creo que esto resume la situación en nuestros tiempos donde mucha gente cada vez lee menos, y no porque no les interese el contenido, sino porque hoy el contenido nos encuentra de formas diferentes. Somos consumidores de videos y GIFs animados y cualquier forma visual de imagen; y cuando piensas en este proceso llegas a la conclusión de que, tal vez en algunos años, regresaremos a esos tiempos en los que realmente nadie leía, y todos esperaban alrededor de la fogata a que el jefe les contara la historia de la tribu.

 

Si puedes imaginarte una casa del futuro, imagínate entrando, las paredes hechas de pantallas; una pared se levanta y escuchas a tu hijo o hija preguntándote si hay algo de comer. Entonces la cultura se volverá oral, y ninguno de nosotros se molestará en enviar mensajes de texto o emojis; porque incluso ahora, cuando mis amigos me quieren decir algo solo graban su voz y me la mandan.

 

Hemos completado el círculo, empezamos como una sociedad que no leía y estamos regresando a eso. Ahora somos una sociedad más oral y visual. Son malas noticias para los tipógrafos.

 

CR: De hecho, mencionaste en una entrevista que la tipografía había perdido la batalla con el video, porque una imagen simple comunica. Sin embargo, últimamente con esta moda de los memes en que un garabato o una foto de alguien con un gesto especial está cargada de significado, termina acortando el significado de la frase. Existen algunas tipografías distintivas que acompañan a la imagen para cada tipo de meme, pero ¿no crees que en este caso la tipografía se vuelve una especie de gatillo que hoy es más fuerte que nunca?

 

OE: La tipografía todavía existe, y seguirá aquí por un tiempo, pero creo que al final no se necesitará más. Creo que los memes van a cambiar, depende de cómo lo veas (el vaso medio lleno o medio vacío). Tal vez la tipografía todavía sea necesaria y por eso es que la mitad del meme es tipografía y la otra mitad es una fotografía. Pero a lo que me refiero es que en el pasado podías escribir artículos de algunas páginas, y solíamos leer libros y cosas así, por lo que no creo que desaparezca por completo, pero cada vez serán menos necesarios para nuestra vida diaria. Para mi ese fue el punto inicial, cuando buscaba soluciones para un nuevo tipo de tipografía. Mi punto inicial fue que le hemos perdido el respeto a la imagen, y podemos ponernos a llorar o podemos hacer algo al respecto, ¿me entiendes?

 

Creía que podía jugar con el doble significado de ser creativo, con el significado de la frase o palabra completa, y con el hecho de que la palabra se construye con letras individuales que se construyen en episodios individuales, digamos cuadros o videos; pues me encanta poder jugar con significados a medias, significados adicionales.

 

CR: Has desarrollado la mayoría de tus proyectos en hebreo y letras alfanuméricas: ¿qué representa para ti trabajar con uno u otro? ¿Qué tipos de propiedades de cada uno te llaman la atención?

 

OE: No hay diferencia, creo que como Oded, mi tema general es la tipografía; el lenguaje que uso se refiere al contenido y no a la acción misma, y puedo hacer (y he hecho) algunos proyectos bilingües con los alfabetos hebreo y latino.

 

CR: ¿Puedes hablar un poco más sobre cómo empezó la idea de usar tipografías con movimiento, y cuáles fueron las primeras piezas de este tipo que creaste?

 

OE: La tipografía con movimiento ha existido por mucho tiempo, ¿sabes?, entonces como medio es muy interesante, pero ese no es el tema de lo que yo hice, de hecho solo es un formato. No quería competir con los videos muy avanzados y complicados de la tipografía con movimiento, pero algunos de ellos me interesaron. Mi misión, mi tarea para mí mismo, era pensar en tipografía con movimientos de forma distinta. Existen muchos tipos de tipografías en el internet, puedes googlearlas, pero según lo que vi ninguna tenía que ver con el doble o triple significado de movimiento, contenido y forma. Quería trabajar con eso pero como si fuera una herramienta. Es una forma de hablar de esta situación complicada, estos tiempos que son altamente visuales, donde la lectura no es tan importante.

 

CR: Por un lado has editado muchos libros impresos y por el otro, utilizas tecnologías que fomentan la interactividad y el movimiento. ¿De qué lado estás en el debate de lo impreso contra lo digital?

 

OE: Para mí no son más que herramientas, como un patio de juegos donde tienes muchas posibilidades. Tienes los medios impresos y los digitales, tienes lo ambiental y la realidad aumentada, tienes infinidad de medios con los que puedes trabajar. No se trata de si soy pro-impresión o pro-digital, o si prefiero esto o aquello, se trata de qué formato se adapta mejor al proyecto que estoy trabajando. Tienes los medios y la historia, el futuro y el estado actual… puedes ir hacia muchos lados; puedes regresar en la historia e ir hacia adelante en la tecnología, o al revés, avanzar en la historia, me refiero hacia el futuro, y regresar en la tecnología. Es un duelo sin fin entre técnicas, tiempos y visiones.

 

CR: ¿Qué otros proyectos tienes en mente? ¿Qué planes tienes ahora?

 

OE: Estoy trabajando en un proyecto maravilloso. Lo tengo colgado orgullosamente en mi pared. Es un poster inédito que hice con un compañero nuevo; trabajamos en un proyecto secreto muy prometedor que llamamos Babylon, donde tratamos de combinar tres herencias principales: 3000 años de tipografía hebrea, porque la herencia hebrea es similar a la china en el sentido de que han estado presentes por miles de años y todo está documentado, y puedes hacer un gran viaje en el tiempo. La segunda columna es la herencia visual del área del Mediterráneo en Oriente Medio, y la tercera columna es el Modernismo Occidental, y lo que estamos intentando hacer, una gran tarea que no sé si logremos concretar, es un nuevo lenguaje gráfico que se base en estas tres columnas, que combine estos tres lenguajes. Tratamos de combinar los elementos que nos influencian como gente normal, no como diseñadores, porque cuando me despierto en la mañana me levanto en el Oriente Medio, me levanto como judío, como israelí, hablo como hebreo y mi educación es occidental. ¿Lo ves? Estoy hecho de todos estos lenguajes y herencias, y por eso lo llamo Babylon. Nuestras familias vienen de Babilonia, que estuvo antes de Irán e Irak, por eso siento que conecto con mis ancestros y mis padres a través de este proyecto. Tal vez pasen algunos años antes de que podamos exhibir este trabajo, y mi plan es escribir un libro y tener una exposición formal.

 

 

 

Please reload

LARMAGAZINE is proudly a free and independent art publication that seeks to innovate how contemporary art content is presented, edited, transmitted and consumed. To help us continue this vision, please click here to donate. We appreciate every contributor, reader, and supporter that helps to make this magazine possible

LARMAGAZINE is proudly a free and independent art publication that seeks to innovate how contemporary art content is presented, edited, transmitted and consumed. To help us continue this vision, please click here to donate. We appreciate every contributor, reader, and supporter that helps to make this magazine possible

Recent Posts
Please reload

GIF-LO.gif
LOGO FUNKA B-N-01.png